domingo, 18 de septiembre de 2011

NORUEGA - ISLA DE SENJA

Dejamos atrás las Vesterålen para subir un poquito más hacía el norte, destino la isla de Senja, la segunda isla más grande de toda Noruega.

Por el camino paramos en la cascada de Malselvfossen famosa por ser un importante río salmonero y lugar donde teóricamente puedes ver a los salmones remontando el importante desnivel de agua en su camino desde el mar hasta arriba del río. Decimos teóricamente pues nosotros no vimos ni uno, cierto es que íbamos fuera de temporada así que no podemos opinar si es verdad o no que se ven salmones, aunque viendo el tinglado turístico que tienen montado, seguramente sea cierto y sea algo impactante de ver.

Los únicos salmones que pudimos ver fue en una pequeña "pecera" que tienen en un pequeño cuarto, aunque claro, no tiene la misma gracia. En fin, dimos una vuelta por el lugar que realmente esta en un entorno bonito y continuamos con  nuestra marcha.

A pocos kilómetros de llegar a nuestro destino, a pie de carretera en un pequeño trozo sin demasiados árboles nos encontramos a nuestro segundo alce, este era enrome y como siempre se nos quedo un rato mirando antes de empezar a correr con sus andares un poco extraños y perderse por el bosque.

Nuestro esfuerzo por estar muy atentos a la carretera por el posible encuentro con dichos animales a veces trae los resultados esperados!

Contentos con nuestro avistamiento continuamos hasta Finnsnes, pequeña ciudad a las puertas de la isla de Senja. Nos sorprendió el bullicio de este lugar, muchísimos coches, mucha gente, muchos comercios .. un agobio! Eso si, tiene una área de servicios para autocaravanas y varios supermercados perfectos para abastecernos y poder así ir a pasar un fin de semana tranquilo a Senja.



La isla de Senja es un lugar muy salvaje, con poca población y la que hay esta apretujada en pequeños pueblos a las orillas del mar, cosa que nos llamó la atención pues en esta país los pueblos suelen ser amplios, las casas tienen mucho terreno entre unas y otras pero en cambio en esta isla todos están bien juntitos hecho que nos hizo recordar a los pueblos holandeses.

En definitiva es un lugar donde perderse, la parte sur es la más poblada y la más plana, la parte norte es bastante espectacular. Recorrer toda la carretera norte que discurre entre altas montañas y preciosos fiordos, tomando las secundarias donde apareces en pequeños pueblos a orillas del mar donde sus habitantes viven otra realidad tan diferente al resto del mundo es una auténtica maravilla.

Recorrimos la zona norte de este a oeste, cogiendo toda posible carretera secundaria con el fin de poder conocer bien este lugar. El primer lugar en el que fuimos a parar fue al pueblo de Husoy, un curioso pueblo construido en una pequeña isla situada en la entrada de un fiordo y rodeada de altas montañas. Realmente un lugar peculiar donde crear un pueblo!


El lugar nos gustó y paramos a pasar noche. Como siempre en este país disfrutamos de una bonita puesta de sol, con los tonos rosados y lilosos que coge el cielo y el agua otorgándole un toque mágico al lugar.


El día siguiente amaneció con bastantes nubes bajas o niebla alta según como se mire hecho que le daba un toque diferente al paisaje. Poco podemos contar de esta ruta, más que es un seguido de bonitos paisajes, bonitas montañas, bonitos fiordos ... que junto con las nubes reposando sobre las laderas de las montañas creaban un ambiente onírico.




Como la niebla avanzaba terreno y cada vez era más densa, haciendo imposible ver las cimas de las montañas, decidimos parar en una de las muchas playas de la isla y aprovechar para hacer tareas que teníamos pendientes desde hacía unos cuantos días, entre ellas, pelar al Javi!

Paseando por la playa nos encontramos la orilla plagada de grandiosas medusas, con forma de estrella y con unos muchos y grandes tentáculos. Menos mal que en estas aguas no apetece demasiado bañarse ..

Decidimos pasar noche en este lugar esperando a que el día siguiente amaneciera con mejor tiempo, pero lo único que conseguimos fue que amaneciera con la misma niebla y además con lluvia.

Fue una pena, pues era tan espesa la niebla que no podíamos ver ni una montaña, todos los miradores que seguro que ofrecen panorámicas increibles de la isla no nos daban mejor prespectiva de la que podíamos tener desde cualquier otro punto.

Para que os hagáis una idea os dejamos esta foto, lo que veis es la base un una cordillera de montañas bastante alta, y como veis no se puede apreciar nada!

Pero debíamos seguir con nuestra ruta, con niebla o sin ella, pues aunque no tengamos prisa, el frío empieza a llegar y aun queda mucha Noruega que ver!

Un poco disgustados porque no podían apreciar bien la belleza del lugar, llegamos por casualidad a una especia de mini parque temático de Trolls. Un lugar con varias escuturas de trolls, restaurante y un lugar de juegos para niños donde se encuentra el troll más grande del mundo hecho de piedra, con una altura de casi 18 metros y pesando nada más y nada menos que 125.000 kilos.

Como todo lo turístico en esta zona este parque estaba medio cerrado y estaban aprovechando para hacer algunas reformas y arreglos cosa que nos permitió ver el parque sin nadie y sin pagar ni un duro!

Lo bueno que tiene este país es que tan rápido viene el mal tiempo como se va, así que tras seguir unos kilómetros más en nuestra ruta paramos a comer en el pequeño pueblo de Hamn y tras dar un corto paseo, empezó a llover y a la vez a  salir el sol, cosa que conllevó que apareciera un arco iris semicircularsemicírculo era tan amplio que fue imposible poderlo fotografiar entero, además al poco de empezar a mostrarse se convirtió en un arco iris doble. Realmente magnifico! En la foto, quizás es un poco difícil de apreciar, pero encima del principal se puede ver el segundo.


Con el cielo más despejado y con hasta un poco de solete, atacamos al ultimo tramo de nuestra ruta por Senja, la carretera F243 la que cruza por encima del parque natural de Ånderdalen. Una preciosa carretera que discurre inicialmente por un paisaje montañoso (donde empezamos a ver que los noruegos ya se preparan para la nieve y la niebla pues ya empiezan a colocar estos palos señalizadores en todas sus carreteras) y que acaba en descenso con curvas con unas vistas increíbles del fiordo.


Pasamos noche en un pueblo perdido y el día siguiente abandonamos la bonita isla de Senja, con la sensación de no haber podido disfrutar del todo del lugar debido a que el tiempo, principalmente la niebla, no nos dejó admirar el paisaje de la manera que nos hubiera gustado, pero sabiendo que ya tenemos una excusa para volver en algún otro momento de nuestras vidas!

2 comentarios:

  1. uf, pues por mucha niebla que hubiera a mi las fotos me parecen muy heavis.
    Me ha molado en particulat la playa de Utakleiv (en otra entrada una o dos para atràs). Lástima que el agua esté congelada.
    Bueno animos con el tiempo.

    Manson

    ResponderEliminar
  2. Ei Manson!

    Nos alegra que te hayan gustado las fotos de Senja, aunque con niebla es preciosa!

    La playa de Utakleiv quizás es de las más bonitas que hemos encontrado en este país, una auténtica maravilla!! Pero como como bien dices, el agua esta congelada y es una pena pues pegarse un bañito en tal entorno no debe tener desperdicio.

    Danos ánimos con el tiempo y mándanos un poquito de calor de este que os sobra por Barcelona porque aquí hace un frío que pelaaaaaa!!

    ResponderEliminar