miércoles, 27 de julio de 2011

NORUEGA - LYSEFJORD POR TIERRA Y MAR - Kjerag Bolten, Preikestolen

Para ser el primer fiordo que vemos lo hemos visto casi de todas las prespectivas, solo nos ha faltado verlo desde el aire!

El primer punto donde queríamos llegar era el Kjerag Bolten, la famosa piedra encrastada entre dos peañascos a unos 1000 metros de altura y para ello nos desviamos de la carretera que recorria el Valle de Setesdal (Carretera 9) por una pequeña carretera sin nombre un poco más abajo del pueblo de Valle. Queremos destacar esta estrechisima carretera por la preciosidad de los paisajes que recorre. Para nosotros es una de las más bonitas que hemos visto hasta el momento. En su mayoria discurre por zonas de alta montaña, con algunos lagos y riachuelos y practicamente sin vegetación, solo algunas zonas con algo de hierba que sirven de pasto para las ovejas que circulan libremente por la calzada y sus alrededores.



Finalmente llegamos a la zona del Kjerag Bolten y tras ver un poco como iba la excurisón, ver el precio del parking (80 coronas/ aprox. 10€) Deu ni dó! situarnos un poco y ver que no nos dejaban dormir ahí nos fuimos a pasar noche acompañados de otros autocaravaneros a una pequeña explanada a pie de carretera al lado de una pequeña cascada a pocos kilómetros del parking siguiendo por la carretera dirección Lysebotn.

Llegó el gran día, nos hacía especial ilusión subir al Kjerag Bolten y ser nosotros los que salieramos en la foto subidos en la roca. Esta vez dejamos a Ika y Tara recuperandose de la subida al Gausta (la pobre Tara se estuvo 5 días lamiéndose las patas) y nos tomamos el día libre de perritas! Empezamos la excurisón, hay que decir que la primera subida es bastante matadora pero que el resto del camino es muy aceptable y como siempre muy bien indicado. Este además, al ser una ruta más turística esta más acondicionada, con puentecillos, cuerdas, cadenas .. y el indiciador más claro, el parking de pago!

En un momento de la ruta (ves muchas más pero siempre estan lejos) nos encontramos con una gran placa de hielo/nieve de gran profundidad a la cual pudimos acceder y tocar la nieve que tanto nos gusta a los que no la vemos nunca!

Y tras seguir un buen rato, tardamos en subir 1.50h, llegamos a una gran grieta entre dos peñascos y a lo lejos apareció la roca, objetivo cumplido!

Ahora solo faltaba la foto y como es habitual en estos lugares siempre hay alguien que te caza para que se la hagas a ellos y así conocimos a nuestros amigos Michael y Alexei, dos bailarines de salsa Rusos, quienes amablemente tras hacernos una mútua sesión de fotos nos invitaron a tomar té, y un paté vegetal de no sabemos que, por cierto muy bueno, en la zona de al lado de la roca. Un saludo para ellos, a ver si volvemos  a verlos en su tierra!

Aquí vienen las tan deseadas fotos, no aptas para quien tenga vértigo!





Con el estómago lleno emprendimos el retorno pasando antes por una zona cercana desde la cual tienes unas vistas magnificas del fiordo y donde la sensación de altura es impresionante. Muy recomendable a todo el mundo que haga la excursión, está indicado.

Finalmente llegamos al parking donde nos esperaban Ika y Tara, y tras descansar y reponer unas pocas fuerzas fuimos a coger el ferry turístico que recorre todo el fiordo hasta Lauvvik.


Tuvimos que esperar unas cuantas horas hasta que zarpase el barco acompañados de varias autocaravanas más, otros coches y de nuestros amigos los rusos quienes aprovecharon  la ocasión para hacer la colada y montar, siguiendo nuestros pasos en el valle de Setesdal, un buen chiringuito gitano.

El crucero, que así suena mejor, discurre por todo el fiordo y te da la oportunidad de disfrutar de un punto de vista diferente del lugar, es maravilloso ver la altura de las montañas que lo rodean desde el mar.

Mientras vas haciendo el recorrido, que dura unas 2 horas, te van explicando curiosidades de la zona. Pasas por un par de pueblos (de cuatro o cinco casas) totalmente incomunicados por tierra, parece mentira que haya gente que viva ahí! Nos encantó la experiencia!

Llegamos a Lauvvik y emprendimos ruta hacia Stavanger, ciudad que explicaremos en una nueva entrada, parando a dormir en un lugar repleto de autocaravanas al lado de un lago. (Mirar dónde dormimos)

Tras visitar Stavanger faltaba la excursión al otro punto mítico de la zona, el Preikestolen. Es un gran peñasco con la cima totalmente plana y con tres de los cuatro lados con impresionantes acantilados a unos 600 metros sobre el fiordo. Si el Kjerag Bolten ya empezaba a ser más turístico, el Preikestolen parecen las Ramblas de Barcelona. Autocares, autobuses, muchisimos autocaravaneros y coches llenan el parking y os podéis imaginar la de gente que hay durante todo el recorrido.

El camino esta muy muy preprado, no hay perdida ni riesgo en ningún momento, pero aún así merece la pena la subida! Nos lo tomamos con calma, pues con tantisima gente a la que adentabas a un gurpo de encontrabas a otro .. así que es mejor no poderse nervioso y seguir el ritmo del mogollón. Esta vez, si que nos acompañaron nuestras compis peludas, quienes disfrutaron en grande aunque no les pudieramos dar toda la libertad deseada (siempre hay algún niño que no le gustan los perros y la consequente mala cara de los padres), aún así nos lo pasamos bien!

Durante el camino te vas encontrando varias panóramicas preciosas del fiordo, en un momento de la ruta también hay una zona con un par de lagos aptos para el baño, que en un día muy soleado y caluroso puede ser una buena parada. No fue nuestro caso!


Y finalmente tras un par de horas llegamos a la cima! Un fuerte viento nos dió la bienvenida! Y tras hacernos las fotos de rigor y tomar algunas con más prespectiva, emprendimos nuestro retorno, pues el fuerte viento era muy molesto.




Y tranquilamente empezamos a bajar hacía la furgo que la teniamos aparcada en un apartadero de la carretera a un kilómetro más abajo del parking de pago (de nuevo 80 coronas que esta vez nos ahorramos). Un buen sitio donde por cierto dormimos la noche anterior sin ningún problema pues por la zona o te vas al camping o pocas opciones más tienes.

Con esta última excrusión dimos por zanjado la zona del Lysefjord, el cual nos ha encantado por las opciones que ofrece y por lo bonito que es, lo mires por donde lo mires!

No hay comentarios:

Publicar un comentario