domingo, 1 de febrero de 2015

ITALIA - LAZIO: LAGO DI BOLSENA Y LA NECRÓPOLIS ETRUSCA DE TARQUINIA

Inauguramos la región de Lazio con una parada nocturna en el Lago di Bolsena, donde encontramos una bonita área a orillas del lago, en verano de pago ahora gratuita y desierta.



A la mañana siguiente nos despertamos con Ika un poco fastidiada de su pierna. Hace un par de años la tuvimos que operar del ligamento anterior cruzado (como a los futbolistas) y cuando hacemos un poco más de esfuerzo de lo debido se resiente, y en esta ocasión Siena pasó factura!

Así que nos pasamos media mañana en busca de un veterinario. Como el Tomtom nos daba veterinarios que no existían, al llegar a un pueblo del cual no recordamos el nombre, paramos a preguntar en una tienda de comida para animales. Ahí un hombre muy majete, tras intentarnos explicar como llegar y ver que era bastante complicado, llamó a su padre que pululaba por ahí y le hizo acompañarnos. Llegamos a la consulta (que era un poco chunga y olía bastante mal) y una joven veterinaria que no nos quiso cobrar nada, nos recomendó lo que ya sabíamos, antiinflamatorio y reposo.

Pues bien, después de confirmar lo que ya nos imaginábamos, pusimos rumbo hacía la Necrópolis de Tarquinia, Patrimonio de la Humanidad. Aquí hay más de 6000 tumbas etruscas que datan del año 500 a.C aproximadamente. No fue hasta el siglo XV cuando se empezaron las primeras excavaciones. Actualmente hay abiertas al público unas 20.

El lugar es una colina verde salpicada por pequeñas construcciones modernas que cubren las tumbas excavadas en la tierra. Las tumbas son increíbles. Bajas unas pequeñas escaleras y un cristal te separa de estas obras de arte. Pintadas con frescos que aún se conservan, estos lugares acogen diferentes difuntos de la época de los etruscos. Cada tumba tiene su historia, a la entrada un pequeño panel informativo te explica la historia de cada una de ellas.

Y como siempre decimos, una imagen vale más que mil palabras, aquí os dejamos algunos ejemplos.