viernes, 23 de enero de 2015

ITALIA - COSTA DE LIGURIA

Tras la pequeña incursión al interior y el cambio de planes por las dichosas carreteras cortadas que nos debían haber llevado hasta Triora, volvimos a Ventimiglia, donde decidimos coger un tramo de la  Via Aurelia, el que recorre la Costa de Liguría hasta Génova.

Esta costa no vale mucho, el único tramo que se salva un poco, simplemente porque es más virgen, es el tramo desde Finale Ligure hasta Noli

Nuestra primera parada frustada fue en Finale Ligure, donde descubrimos lo difícil que es aparcar la furgo sin pagar, ya que en esta zona en la mayoría de parkings está prohibido aparcar autocaravanas.
De esta manera te obligan a aparcar en las áreas de pernocta (area de sosta) que casi siempre tienen una tarifa para 24 horas, con lo que si tu quieres ir a dar un paseo, estas jodido!

Decidimos continuar y parar en Noli, donde encontramos un parking sin señales (ni buenas ni malas) así que ahí dejamos a Furgiburi bien cerrada y salimos a pasear por este pequeño pueblo costero.

Noli, típico pueblo costero muerto en invierno, aunque con carácter marinero nos ofreció un tranquilo paseo y la oportunidad de comernos nuestro primer panini, un clásico de mozarella, tomate y rúcula!

Seguimos nuestra ruta hacía lo que iba a ser nuestra segunda parada frustada: Génova. Ibamos con ganas de conocer esta peculiar ciudad, pues habíamos leído que no era muy bonita pero que tenía un cierto encanto más propio del sur que del norte de Italia.

Habíamos clichado en el GPS, gracias al magnifico fichero de nuestros "compers" franceses http://www.campingcar-infos.com/  un área en el centro de la ciudad. Tras un fatigoso camino, varias perdidas y muchas vueltas llegamos. Sorpresa! El área es un parking para autobuses por el que nos quieren cobrar 30€. 

Media vuelta y hacía otra área que nos marcaba el GPS, segunda sorpresa: Es un concesionarios de autocaravanas a tomar por saco del centro, donde tienen un pequeño trozo libre rodeado de AC's en venta. Un horror por el que nos quieren cobrar 24€!!

Con mucha pena y un poco hartos de dar vueltas por la ciudad decidimos dejar Génova. Otra vez será!

Ponemos rumbo hacía un pequeño cabo situado al sur de Génova donde se encuentra Santa Margherita y Portofino. Zona de veraneo con cierto caché, llegamos a un parking muy cutre para autocaravanas, camiones, autobuses y coches. Que suerte la nuestra, en enero tan solo pagan las autocaravanas! El sitio es feo al lado de un campo de fútbol pero como era tarde y estábamos cansados decidimos quedarnos, eso si, sin pagar ni un duro!

Al día siguiente descansados y con solete, bajamos hasta el pueblo de Santa Margherita donde sale una preciosa carreterita que lleva hasta Portofino, el sumun de la pijeria en esta zona.

Siguiendo con nuestra pequeña racha de mala suerte llegamos a Portofino, precioso pueblo enclavado en una pequeña cala. Nos encontramos con que solo había un parking cubierto donde evidentemente no cabíamos, y el resto de zonas para aparcar eran para residentes. Una señorita muy amable se nos acercó y nos dijo que mejor que nos fuéramos si no queríamos acabar con una multa. Obedientes, arrancamos y volvimos hacia Santa Margherita.

Ahí por fin pudimos aparcar, pagando pero aparcamos. Nos gustó este lugar, agradable, bonito y repleto de boutiques carísimas. Sin mas pretensiones, Santa Margherita es un lugar de veraneo con una bonita playa.







No hay comentarios:

Publicar un comentario