viernes, 23 de enero de 2015

ITALIA - CINQUE TERRE

Siguiendo por la Costa Ligure, en la parte conocida como Ribera di Levante (el tramo desde Génova hasta la Spezia) nos encontramos con el maravilloso Parco Nazionale de las Cinque Terre, Patrimonio de la Humanidad desde 1997.

Se trata de un tramo de costa formado por cinco pequeños pueblos costeros (Monterosso, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore) situados en unos abruptos acantilados rodeados por campos de cultivos, principalmente viñas, olivares y limoneros, dispuestos en terrazas que han ido construyendo los habitantes de la zona con el paso de los años. Es increíble ver como han sido capaces de moldear el terreno a su antojo para poder sobrevivir!

La disposición de estas terrazas, los pequeños pueblos coloridos y el entorno natural crean un paisaje digno de conocer.

Parking para AC's
Hay tres opciones claras para conocer la zona: Ir en el tren que tiene parada en cada uno de los pueblos, hacer ese mismo trayecto andando por la enorme red de senderos que hay o bien mezclar las dos anteriores opciones.

Según las guías esta prohibido circular en coche por los pueblos desde hace una década, nosotros tenemos que decir que hemos visto coches en todos los pueblos, aunque puede ser que el trafico este restringido a los residentes. Por ello la mejor opción es aparcar el vehículo en el primer pueblo (Monterosso) o bien en el último (Riomaggiore) y recorrer la zona como hemos comentado.

Oratorio de Monterosso
En nuestro caso aparcamos en Monterosso donde hay dos opciones: una área para ac's de pago, de la cuál solo vimos las indicaciones, o un parking en la playa que ahora en temporada baja es gratuito, aunque no dispone de servicios para la AC.



Desde ahí emprendimos el único tramo del sendero costero (Sentiero Azurro, nº 2) que estaba abierto cuando nosotros visitamos la zona. Este tramo une Monterosso con Vernazza. El camino tiene una duración de aproximadamente 1:30h, destacar que tiene muchísimas escaleras pero vale la pena pues el paisaje es precioso!

Fantástica y recompensante vista de Vernazza  desde el final del sendero


El resto de la ruta la hicimos en tren. Hay un billete que te permite durante 6 horas y en una misma dirección ir parando en los diferentes pueblos. Los perros son bienvenidos! Gratis si los llevas en transportín o pagando la mitad del billete si no tienes. El taquillero de la estación nos comentó que es obligatorio llevar los papeles de los perros en el momento que vas con ellos en tren. No recordamos el precio del billete pero era un importe muy asequible.

Foto obtenida de una exposición 
Cada uno de los pueblos tiene un encanto especial, son muy pequeñitos con que los recorres fácilmente. Como curiosidad comentar que disponen de un sistema de "minitren" monorail que recorre los diferentes campos, pues al ser el entorno tan escarpado es imposible acceder con maquinaria. En estos "minitrenes" cargan las aceitunas y uvas con las que posteriormente elaboran un magnifico aceite y vino.

En el pueblo de Manarola, donde paramos a comer y mientras intentábamos entender en el telediario de la RAI lo que había pasado en Paris, conocimos a Tom y Jeremy, un australiano y un americano, con quienes pasamos la tarde acabando de conocer la zona.



Diversas vistas del bonito Manarola

Jeremy siguió su ruta hacia Pisa y Tom y nosotros que estábamos alojados en el mismo pueblo decidimos irnos a cenar a un restaurante en Monterosso. Cenamos de maravilla y pasamos una divertida velada!

El fotogénico Riomaggiore











No hay comentarios:

Publicar un comentario