lunes, 26 de septiembre de 2011

NORUEGA - DE TROMSØ A ALTA


Durante estos días nos han surgido unos asuntos que debíamos solucionar en Tromsø, pero para ello debíamos esperar un semana para poder solventarlos, asi que como ya conocíamos la ciudad y sus alrededores decidimos aprovechar esta semana para hacer una pequeña ruta hacía el norte.

Así que pusimos rumbo a Alta. Nos tomamos el camino con calma y nuestra primera parada fue en los Alpes Lyngen, una impresionante cordillera de montañas asentada sobre el mar. Para acortar un poco las distancias decidimos coger los dos ferrys que cruzan los fiordos que enmarcan la cordillera. Tanto las vistas desde la carretera que transcurre entre montañas como desde el segundo ferry son impresionantes.

Si se opta por hacer el recorrido directamente por carretera, como hicimos de vuelta, las vistas también son muy bonitas aunque desde el barco tienes otra visión, mucho más impactante pues te ves en medio del fiordo rodeado de altas montañas con las cimas nevadas y en nuestro caso con un sol radiante.

Al bajar del ferry y de nuevo en la carretera tienes la opción, como hicimos nosotros, de parar en alguno de los pequeños pueblos situados en frente de la cordillera y pasear por sus silenciosas calles disfutando del entorno.


Vista desde Øksfjord
Una vez dejados atras los Alpes de Lygnen seguimos por la E6 hasta desviarnos por una pequeña carretera (882) que discurre a lo largo de todas las montañas donde se encuentra el glacial  Øksfjordjøkelen hasta el pueblo de Øksfjord.
Decidimos recorrer toda esta carretera de unos 40km porque creíamos que podríamos tener mejores vistas del glacial que la que te podía dar un mirador situado en un pequeño desvío desde la misma E6 (8 km) que habíamos visto con anterioridad.

Vista desde el mirardor
Pero resultó que era mejor el mirador que todo este desvio, pues aunque ves algunas de las lenguas del glaciar y el entorno es maravilloso, no ves la más espectacular de todas, la lengua que casi llega hasta al mar.

Pero bueno, como de vuelta tuvimos que deshacer lo hecho nos fuimos a ver el mirador, que no es un mirador bien bien, si no un sendero que si lo recorres entero puedes llegar hasta el glaciar (pero nosotros por primera vez no tuvimos tiempo) y si solo recorres un poquito puedes tener buenas vistas de la lengua.
Un lugar muy bonito y recomendable!

Ahora os diriamos que mejor ir directamente al mirador, el desvio de 40 km os lo podéis ahorrar si no es que el interés por conocer el pueblo de Øksfjord no os deja dormir por las noches!  Además si tenéis suerte os podéis encontrar con una mujer sami que vive en la casa situada al lado del parking, muy auténtica! Para los que no lo sepan en la foto se le ve vistiendo las ropas tradicionales, fijaros en el detalle del "machete" que lleva en la cintura.


De nuevo en la E6 emprendimos el último tramo hasta llegar a Alta, pero de camino nos encontramos que a los margenes de la carretera había lo que en su día debió ser un campamento Sami. Un grupo de cabañas hechas de madera y todas recubiertas de vegetación, con una agujero en la zona superior para la evacuación de los humos de las cocinas, aún había en el interior de algunas de ellas viejas cocinas a leña. 

Hay que decir que la mayoría de ellas estaban bastante abandonadas y sucias, pero una de ellas aún estaba bien conservada. A pesar del deterioro se podía entrar en todas y hacerte una idea de lo que era vivir en estas curiosas casas. Nos hizo gracia ver que al lado de una de las cabañas había la caseta para el perro Sami a la cual Tara e Ika le hicieron muchas fotos, turismo canino!

Continuamos por esta preciosa carretera que va rodeando diferentes fiordos hasta llegar a Alta, ciudad que no vale absolutamente nada pero famosa por su museo de arte rupestre.

Habíamos leído en algunos relatos que al estar la parte más interesante del museo al aire libre si se le echaba un poco de morro se podía ver gratis, lo corroboramos. Nosotros llegamos que el museo ya estaba cerrado con lo que entrar de manera gratuita nos resultó muy sencillo y económico.

Pudimos disfrutar durante aproximadamente una hora y media del sendero que recorre todos los grabados del lugar y lo mejor de todo fue poderlo visitar sin nadie, pudiendo parar frente a cualquiera de las agrupaciones de grabados sin tener 500 cabezas frente a ti.

Los grabados, patrimonio mundial de la UNESCO, tienen entre 2500 y 6200 años de antigüedad y principalmente muestran las actividades realizadas en esa época, dando un papel principal a la figura de los renos, aunque también puedes encontrar grabados de otros animales (osos, patos, peces), con motivos relacionados con el mar o con motivos asociados a actos en comunidad.

A continuación dejamos unas fotos para que podáis ver un poco de que se trata, la primera de ellas muestra los grabados al natural mientras que en las otras se ve como han sido tintados para facilitar la visión. hay que pensar que este lugar cada año queda  cubierto por nieve durante casi seis meses y la erosión es importante.









Como aún nos quedaban unos días libres decidimos poner rumbo al Nordkapp, lugar que en un inicio teníamos descartado, los motivos ya los explicaremos en la próxima entrada.
Precios ferrys:

Breivikeidet - Svensby:
Furgo: 85 kr
Adulto: 31 kr

Lyngseidet - Olderdalen:
Furgo: 119 kr
Adulto: 40 kr


2 comentarios:

  1. Admiro vuestra decisión de dejarlo todo y recorrer Europa a vuestro aire,es una idea que se le pasa a mucha gente por la cabeza,pero pocos son los que se atreven,que os vaya muy bien y disfruteis mucho de la experiencia!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Anónimo! :)

    Cierto es que es una decisión difícil, para algunos más que para otros, pero de momento estamos muy contentos con haberla tomado!

    Hoy por hoy tenemos intención de seguir viajando todo el tiempo que podamos y intentaremos difundir este modo de vida a través del blog para que más gente se anime a tomar una decisión así!

    Saludos!

    ResponderEliminar