lunes, 29 de agosto de 2011

NORUEGA - REGIÓN DE TRØNDELAG Y TRONDHEIM

Seguimos ruta hacía Trondheim, la principal ciudad de la región de Trøndelag. Durante el trayecto pudimos ver que el paisaje cambiaba radicalmente respecto a todo lo visto hasta el momento, dejábamos atrás las altas montañas, las verdes laderas salpicadas de cascadas y los dramáticos fiordos para dar paso a las pequeñas colinas arboladas mezcladas con los campos de cultivo de trigo y cebada eso si sin dejar de lado las omnipresentes casas de madera blancas o rojizas propias de este país.

Así llegamos a Trondheim, la tercera ciudad del país, y tras dar varias vueltas en busca de un lugar donde aparcar gratuitamente y ver que era una tarea prácticamente imposible decidimos pagar y así poder aparcar en el centro de la ciudad. Nos sorprendió el sistema de pago del parquimetro, si una hora cuesta 22 Kr cinco cuestan 151 Kr, en esta ciudad no les gustan las ofertas!

Mapa en mano empezamos nuestra ruta, la zona centro es donde principalmente se encuentran las calles comerciales, las principales plazas y uno de los monumentos más destacables de la ciudad: la Nidaros Domkirke. Esta es la catedral gótica más boreal y la segunda iglesia más grande de los países nórdicos después de la de Uppsala (Suecia). Nos sorprendió encontrar este tipo de construcción en un país donde la mayoría de iglesias son de madera y de un tamaño mucho más reducido.


Al este y al oeste de la zona céntrica se encuentran los barrios más antiguos en los que dimos un paseo por sus callejuelas adoquinadas entres casas de madera siguiendo el estilo que habíamos visto en otras ciudades. Lo más destacable es la zona cercana al antiguo hospital, al oeste, y los barrios de Møllenberg y Bakklandet, al este, donde antiguamente vivían los obreros. Esta zona tiene la peculiaridad de que las casas están pintadas en tonos pastel mientras que en el resto de la ciudad y del país las tonalidades usadas son mucho más vivas.

En esta zona se encuentra el Gamle Bybro (el viejo puente) desde el cual se puede disfrutar de la vista del Bryggen, una zona de grandes almacenes de madera del siglo XVIII y XIX estacados sobre pilares de madera situados frente al río. Uno de los principales atractivos de la ciudad.

Así finalizamos nuestro paseo pues la zona de pago no perdona! Nos llevamos una muy buena impresión de Trondheim pues tanto para los que conozcáis Noruega como para los que no las ciudades no son el fuerte del país pero esta ciudad tiene un encanto especial.

Nos despedimos de la ciudad y tras pasar la noche en un lugar cercano continuamos nuestra ruta por la región del trigo y la cebada hasta llegar al pequeño pueblo de Straumen.

Este pueblo situado a caballo entre las aguas del fiordo y de un lago tiene un bonito paseo que recorre la costa pasando por ambos. Es curioso ver las corrientes que se crean al descender el agua del lago y juntarse con las del fiordo.

Nos llamó la atención una curiosa escultura en honor a la diosa Avfall (Basurilla) de la mitología escandinava!

Continuamos nuestra ruta desviándonos por la carretera 763 para poder visitar los grabados rupestres de Bøla. Los grabados datan aproximadamente del 4000 a.C. y el más famoso de ellos es el Bølareinen, un grabado de un reno a tamaño natural. En la zona también se puede encontrar un grabado de un oso, el cual descubrieron mucho más tarde, entre 1920 y 1926, durante la construcción del ferrocarril. Un grabado de un pájaro acuático de cuello largo, que mas nos recuerda a una pata de jamón que a un pato y por último el  grabado de un hombre con esquíes sosteniendo un palo en su mano, esta figura mide 1,60 m la que se estima que era la estatura promedio del momento.

Ahora os dejamos las fotos y a ver si conseguís encontrar todo lo mencionado, premio para quien lo consiga y lo comente en el blog!





Pasamos noche en el pequeño pueblo de Snåsa, donde pudimos ver en directo uno de los capítulos mas repetidos de la historia de este país, un incendio que había devastado dos o tres casas de madera.

Al día siguiente de camino hacia Møsjoen paramos en el pueblo de Fossland donde fuimos a visitar unos bonitos rápidos en una zona cercana al lago. Creíamos que se trataba de un río salmonero pero no sabemos si no es la época o si no es el río pero allí no había ni un salmón.

Así nos despedimos de esta región una de las más rurales y menos turísticas que hemos visitado hasta el momento.

Siguiendo con la tónica que hemos ido comentado el precio del ferry para poder llegar a Trondheim por la E-39 es: 79 Kr para la furgo y 30 Kr por adulto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario