viernes, 29 de julio de 2011

NORUEGA - GLACIAR FOLGEFONNA, ODDA Y UTNE - JONDAL


Dejando atrás el Lysefjord y todas nuestras multiples paradas en él, emprendimos camino por una de las denominadas rutas turísticas del país, la carretera 13. En uno de los muchos panfletos que tenemos de información, vimos que por el camino había un pueblo llamado Hjelmeland, el cual tenía la silla de tipo Jær (el pueblo se dedica hacerlas) más grande del mundo. Asi que para ahí que nos fuimos a hacernos la foto subidos en la mega silla. Además debiamos tomar el transbordador en este mismo pueblo para poder seguir con nuestra ruta.


Nuestro destino era Odda, un pueblo situado a pocos kilómetros del Glaciar Folgefonna, pero poco antes de llegar nos encontramos con una magnifica cascada doble, la Latefoss. Realmente increible! Ahora ya estamos más acostumbrados a ver cascadas por todos los lados, pero como esta aún no habíamos visto ninguna.




Finalmente llegamos a Odda, donde nos encontramos con una parking llenisimo de autocaravanas y donde nos instalamos unos cuantos días. Nuestro objetivo en esta zona era hacer una excursión guiada al glaciar y para ello, tras hablar con la mujer de información turística, ya que son ellos quienes gestionan las excursiones, nos tuvimos que esperar tres días. Los dos primeros porque el cupo estaba completo y el tercero por el mal tiempo que se pronosticaba.

Asi pasamos un día de vagos, actualizando el blog, y dando un pequeño paseo por Odda cuando la lluvía nos lo permitió. La verdad que el pueblo no tiene nada de especial, simplemente una buena ubicación a pie de fiordo y infraestuctura turística debido a que es el pueblo más grande de la zona.

El día siguiente amaneció con un sol impresionante e intentamos subir al glaciar por nuestra cuenta pero resultó imposible! La verdad es que subimos muy tarde y como el sol no se deja ver mucho, a la que salió todo el mundo aprovechó para subir ahí. El pequeño parking estaba hasta los topes, imposible aparcar y tarea muy dificil dar la vuelta ya que nos econtramos subiendo a la vez 3 autocaravanas, no os imagináis el show que montamos! Pero finalmente conseguimos volver y decidimos aprovechar el día haciendo la carretera 550 que une Odda con Jondal pasando por el Sørfjorden hasta Utne y el Hardangerfjorden hasta Jondal.

Este tramo de carretera discurre por toda una zona que principalmente se dedica a cultivar cerezos y perales/manzanos nos quedamos con la duda de saber que eran realmente.

Es una bonita carretera, con muy bonitas vistas a los fiordos y a los campos de cultivos que caen por las laderas de las montañas hasta el mar.

Después de ver muchos chiringuitos de autoservicio (llegas coges las morelles (cerezas) y dejas el dinero en la caja) pensamos que quizás seria una buena oportunidad para probarlas. Asi que tras hacer un estudio de mercado (cuando más adentro más baratas son) paramos a comprar nuestra bandeja de cerezas. Realmente exquisitas!!


Y así llegamos a Utne, un pequeño pueblo situado en el cruce de tres fiordos, el  Hardangerfjorden, el Sørfjorden y el Eidfjorden un enclave muy bonito. El pueblo lo ves en 5 minutos pero uno de sus máximos atractivos es el museo del folk al aire libre. Como siempre en este país, eres tú el que tiene que tener la buena voluntad de ir a pagar, y como la entrada valía 70 coronas por persona, decidimos echarle un poco de morro y verlo gratis. Y así fue, nos dimos una vuelta por todo el museo sin que nadie nos dijera nada! El museo es un conjunto de casas antiguas, donde se muestra la forma de vida, las costumbres y las tradiciones locales. Muy curioso ver el mobiliario de las casas, el colegio donde podías ver la habitación del maestro que dormía al lado del aula, los talleres para trabajar la madera, los telares donde tejían la lana ... en fin, toda una exposición muy lograda de la dura vida de aquellos entonces.



Seguimos ruta hasta el pueblo de Jondal donde se acaba la carretera y o tomas un ferry o retrocedes. Nosotros nos volvimos sobre nuestros pasos y paramos a pasar noche en una pequeña área de picnic, rodeados de autocaravanistas alemanes (que por cierto, a parte de Mallorca tienen colonizado este país) y desde donde pudimos tomar bonitas fotos de la caída del sol.



Al día siguiente volvimos tranquilamente hacía Odda y disfrutamos de otro día de vagos esperando nuestro turno para subir al glaciar. Por cierto, había una niebla espectacular y temíamos que al día siguiente perdurara y se anulara nuestra esperada excursión.

8 de la mañana! Todos en pie!! Hoy nos vamos al glaciar!! Bieeeeeeeeeeeen!!! Hay un poco de niebla pero no parece nada alarmante! Nos vestimos, nos fuimos a comprar pan recién hecho, nos preparamos unos bocatas, sacamos a las perras hacer un pipi y nos fuimos al punto de encuentro y ahí nos esperaba  .......lav (no nos acordamos de su nombre completo solo del final) el guía de la excursión, una familia de yankis (mama yanki y sus tres polluelos, ya no eran unos niños si no un par de cachas de unos ventilargos y una chica de unos veinti pocos) y una pareja de jubilados daneses.

En seguida tuvimos buen rollo con nuestros amigos los dinamarcos, con uno de los polluelos yankis ya que los otros no se mezclaban mucho con el resto del grupo y con .......lav un chico checo enamorado de la montaña y muy correcto con nosotros pero un poco cansado de llevar guiris al glaciar.

Y bueno tras subir en coche hasta el parking, el que días antes casi no podemos ni pisar, y repartir el material (arnés, casco, crapones, piolet y repartir tres cuerdas) empezamos la excursión. Hay que decir que muy simpaticos ellos nos dejaron la cuerda que más pesaba para nosotros! Que majos! Nos acordamos de sus madres todo el camino ...

Tras un par de horas de subida, llegamos al rio que separa la montaña del glaciar. No sé si sois muchos los expertos en glaciares pero os explicaremos un poco en que consiste. Durante las eras glaciares Noruega estuvo cubierta completamente por hielo y en resumidas cuentas, aún en día quedan restos de estas lenguas de hielo a lo alto de las cimas de algunas montañas, formando así los conocidos glaciares noruegos.

Una vez llegado al río, .....lav se enventó un sistema para curzarlo, tirando un par de cuerdas y un sistema de poleas nos hizo pasar uno a uno por encima del caudaloso río. Aquí dejamos un vídeo de Javi, quién se aventuró el primero de todos!!


Ya al otro lado empezaba la aventura de verdad! Librados ya de la maldita cuerda azul, nos pusimos los crampones y piolet en mano (no todos llevaban, pero a nosotros no tocó) nos atamos entre sí y tras una pequeña explicación de como usarlos y como andar por el hielo empezamos la excursión.

Los crampones sirven para clavarse bien en el hielo y es importante andar con decisión y paso firme. Los piolets sirven además de para el tema de escalada en hielo (que no fue nuestro caso) para evitar que cuando uno del grupo cae, el resto vaya detrás y la manera de usarlos es tirarse al suelo y clavarlo firmemente en el hielo ayudándose del peso del cuerpo. Por suerte nuestro amigo danés se cayó y le dió un poco de emoción al asunto, decimos por suerte porque solo fue un resbalón tonto, no se hizo nada pero nos permitió poner en practica la maniobra de seguridad!

Estuvimos unas tres horas andando por el hielo, y realmente a cada paso resultaba más increible. El color azul entremezclado con los blancos es impresionante, el agua cayendo entre el hielo constantemente, los pequeños agujeros en el hielo donde podías tocar la gélida agua y la grandeza del paisaje helado es una experiencia única y preciosa. Pasamos por una zona de grietas que quitaban el hipo, y de nuevo la gama de tonos blancos y azules era espectacular!! Y así llegamos a una meseta donde nos pudimos desatar de la cuerda y andar libremente por ella, deslumbrados en todo momento por la gran lengua que caía de las alturas y de las varias cascadas que rodeaban la cima del glacial. Simplemente maravilloso!!



Después de hacernos unas fotos con el grupo y algunas individuales emprendimos el retorno hasta dejar atrás la zona de hielo, volver a cruzar el río y bajar la montaña llegando de nuevo al parking culminando una magnifica excursión de unas 9 horas.






Nosotros esta excursión la hicimos con la empresa Flatearth quiénes ofrecen algo más que un simple paseo por el glaciar, el trayecto no esta permitida a menores de 16 años y aunque no es nada profesional requiere estar un poco en forma.

De esta manera acabamos con nuestras mini vacaciones en Odda. Próximo destino Eidfjord.

3 comentarios:

  1. Impresionante!
    la rampita de la última foto deu ni do.
    Muy bien, me alegro que hayais estado en un glaciar tan guapo debe ser impresionante

    ResponderEliminar
  2. Realmente impresionante!! Si la bajadita que primero fue subidita deu ni do! Le dio vidilla a la excursión! En esta bajada fue cuando el danés se nos fue galciar para abajo y tuvimos que practicar maniobra de emergencia!!

    Ahora estamos pensando en hacer una nueva excursión por el otro glaciar del país, el más grande de Europa, de momento estamos tanteando precios y opciones .. ya veremos!!

    ResponderEliminar
  3. Creo que falta mas y mejor informacion fotografica, ya que el sitio lo merece.Pero muy bien por la informacion............

    ResponderEliminar