martes, 19 de julio de 2011

NORUEGA - OSLO

Llegamos a la capital y de nuevo gracias a los comentarios del acpasion.com no nos hartamos de dar vueltas ni nos gastamos un duro en dormir. Nos fuimos directos a los parkings del complejo del Holmenkollen un sitio muy tranquilo y seguro donde dejar a Furguiburi para visitar la ciudad. (Para más detalle ver dónde dormimos?).

Llegamos tarde y con lluvía y trás comprobar lo que costaba un billete de autobús, (27 NOK, 3.5€ solo ida) decidimos dejar la visita a la ciudad para el día siguiente y pasar la tarde por la zona visitando el impresionante trampolín olímpico de salto de ski y viendo la primera iglésia de madera que como no estaba en obras! También en la zona hay un hotel de madera muy bonito, que é digno de admirá!

Llegó el día de ciudad, y bajamos toda la família a coger el autobús (el metro también estaba en obras, que raro!) por el camino nos encontramos con un matrimonio español con quién compartimos el trayecto de autobús y muy amablemente nos regalaron un mapa de la ciudad, que nos evitó la parada en información turística.

Empezó bien el día pues además del regalo del mapa nos regalaron los billetes del autobús, el conductor no tenía cambio de 200 NOK y no hablaba inglés así que entre murmuros hizo gestos indicando que pasasemos y evidentemente así hicimos. De vuelta volvímos a probar la misma técnica, billete de 200 NOK, pero esta vez si que tenía cambio y hablaba inglés, pero a este no s le daban muy bien los números y nos devolvió 196 NOK en vez de 146, así que nos salió la ida y la vuelta por la friolera de 4 NOK (0.5€).

Tras recorrer la calle que separaba la parada del autobús del centro llegamos al primer punto destacable, el palacio real y de nuevo tal como nos paso en Køben Havn pillamos el cambio de guardia (es lo bueno de madrugar, es a las 12h).



De allí sale la famosa calle Karl Johans Gate que recorre todo el centro de la ciudad hasta la estación central.

En esta calle se encuentran los principales edificios: el Parlamento, la Universidad, el Teatro Nacional, la Catedral y el Gran Hotel. La calle esta repleta de comercios y restaurantes, donde mejor no para a tomar nada si no quieres arruinarte solo llegar al país.

También puedes encontrar plazas algunas de ellas ajardinadas donde parar a descansar un rato viendo algunos de los bonitos edificios de la calle. Varias calles secundarias cortan a esta pero la verdad que no tienen ninguna gracia, así que lo de perderse por callejuelas aquí no vale.

Llegaba la hora de comer y algo de fast food es la opción más económica, y como nosotros no comemos carne nuestro recurso fácil es un falafel, cosa fácil de encontrar pues hay algunos chiringuitos de kebab. La verdad que fue carísimo pero estaba bueno!

Ya con el estómago lleno nos fuimos hacía el edifio de la ópera, un modernmo auditorio situado encima del mar desde el cual se tienen buenas vistas de la ciudad y del fiordo. Continuamos hacía la fortaleza Askerhus que data del siglo XII, una de las zonas más tranquilas de la ciudad y desde donde puedes ver atracados los inmensos cruceros que llenan de turistas la ciudad.


Seguimos nuestro paseo hacía el Aker Brygge (muelle Aker) una de las zonas más concurridas de la ciudad y donde puedes ver a muchos locales y extranjeros tomando un carísimo helado o unas supuestas gambas, ponemos supuestas pues según nuestra compi "la lonli" (nuestra guía para los que no leísteis el capítulo donde la presentamos) es lo típico de la zona pero nosotros no vimos a los supuestos barcos pesqueros que las venden.

Recorrimos todo el muelle y el paseo no tiene nada de especial, a nosotros nos gustó mucho más la parte interior donde puedes pasear por una zona peatonal y ver curiosos edificios modernos.



Estábamos bastante cansados pero faltaba la visita al Vigeland Park, un gran parque divido en dos zonas: una zona recreativa donde ves a la gente jugando a futbol, haciendo barbacoas... en definitiva disfrutrando del parque y otra zona donde hay un paseo lleno de esculturas que finaliza en una gran plaza con una fuente y un curioso obelisco.

Las esculturas muestran mujeres, hombres, niñas y niños desnudos y entre ellas destacar la que nosotros llamamos "el niño cabreado" que por lo que vimos en las postales es un icono de la ciudad y debido al desgaste que tiene en su mano parece darte suerte si la tocas, nosotros no la tocamos y de momento seguimos teniendo suerte! Por cierto no esperéis que sea una gran escultura si te despistas ni la ves, llama más la atención la que bautizamos como "la niña pavisosa" que esta a su lado.

Cachondeo aparte, comentar que el obelisco también esta formado por cuerpos desnudos entrelazados. Tanto este como la zona en general es un gran museo al aire libre y quizás la zona más interesante de toda la ciudad.













Finalizamos nuestro paseo y volvimos con furguiburi. La verdad no nos llevamos muy buena impresión de la ciudad. No es una ciudad demasiado bonita, ya lo habíamos leído en algunos relatos y lo corroboramos, pero como siempre hemos dicho para intentar conocer un país hay que ver la capital. Nos sorprendio la cantidad de mendicidad que encuentras en las calles, los múltiples carteles que te avisan de la existencia de carteristas y la presencia de tóxicomanos inyectandose al lado mismo del edifio de la ópera, cosa que en seis meses que llevámos viajando no habíamos visto en ningun otro lugar y donde menos esperábamos encontrarlo era en la gran Oslo. Decir que a pesar de todo esto no tuvimos ningún tipo de problema aunque es una ciudad donde debemos estar un poco atentos.

2 comentarios:

  1. Que fort! no hauria dit mai que hi hagués mendicitat a Noruega, se suposa que reparteixen la renda de manera molt equilibrada, o és un mite... i toxicòmans, inseguretat? jo tenia noruega com un lloc idilic en el que no passa mai res! Salut!

    ResponderEliminar
  2. Ei Carles!

    A nosaltres també ens va sorprendre molt trobar-nos amb aquesta situació a la gran capital, també pensavem que la gent aquí estava a un altre nivell, però pel que es veu a Oslo aixó no es així! A tots els altres llocs que hem estat fins el moment res a veure amb la capital. A veure quan visitem Bergen i les altres ciutats...

    Inseguretat? Com ja hem comentat no hem tingut cap problema ni suposo que el tinguis si estas una mica atent, com a qualsevol gran ciutat els noruegs no s'escapen dels tòpics!

    Salut!

    ResponderEliminar